carretera albania costa

11ª etapa: Tirana – Sarande (Las peores carreteras de Europa)

Nos quedamos a dormir algo más de lo previsto pero conseguimos descansar bien gracias a Ludian y salimos a explorar la ciudad de Tirane con él. Aunque no hayamos vivido en esa época, todo nos parecía como en los años 80 en Europa. Por primera vez durante el viaje, nos sentíamos algo inseguros, se veía que había pobreza y que a pesar de no haber sido los primeros turistas ni los últimos, solo veíamos gente local y ellos obviamente no nos quitaban la mirada, no estábamos acostumbrados a eso. Meko iba tranquilamente, pasando de todos los perros que le ladraban. Había gente vendiendo de todo en todas partes: en los bancos para sentarse, en las aceras, en los puentes, delante de los negocios en fin era todo un poco caótico y algo sucio.

tirana albania Ludian nos propuso dar una vuelta por el centro de Tirane y ver los distintos edificios de la historia del comunismo en el país. Bordeamos el río Lana hasta llegar al barrio Blloku. Allí había muchos niños pidiendo pero también muchos adultos, Ludian nos dijo que la mayoría de ellos eran Sirios. Uno de los niños se nos acercó, empezó a hablar con Javi, pedirle dinero y finalmente cogió mi mano. Era trágico, vimos la madre empujando a sus niños hacia nosotros. Ludian veía que la situación se estaba poniendo tensa, habló con el niño y el niño le escupió y le insultó. Al ver que la situación no iba mejorándose, Javi decidió usar algunos trucos y le dijo que se tenía que ir que Meko era un perro peligroso pero obviamente con la cara de bueno de Meko, el niño no se asustó y seguía pidiéndonos dinero hasta que Javi le ordenó a Meko de ladrar y en ese momento el niño desapareció corriendo. De nuevo, no estábamos acostumbrados a eso y no sabíamos muy bien como reaccionar, nos supuso un rato para volver a disfrutar del paseo.

Skanderbeg Square Tirana Albania

Nos dirigimos hacia la Plaza Skanderbeg donde también se encuentran la Torre del Reloj, la mezquita Et’Hem Bey y el Museo Histórico Nacional. Mientras Ludian nos iba contando la historia de su ciudad, nos acercamos a la famosa pirámide de Tirana y dimos una vuelta por el Bulevar Bajram Curri donde se encuentran las antiguas residencias de los dirigentes comunistas como por ejemplo la antigua casa del dictador Ever Hoxha.

piramide de tirana albaniaComo Meko estaba con nosotros, Ludian nos llevó al Gran Parque conocido como el Parku I madh Kodrat e Liqenit. Es un parque gigante donde se encuentra el Palacio presidencial y las tumbas de algunos politicos, filósofos así como escritores albaneses y en su centro, un lago artificial enorme. Meko estaba loco por bañarse y como vimos a otro perro bañándose, decidimos dejar que Meko se de un chapuzon.

Great Park tirana albania

Finalmente, fuimos a almorzar. Vino, pan, carne de la región, no nos faltaba de nada.

Tras reponer fuerzas, seguimos con el paseo por la ciudad y quedamos con algunos amigos de Ludian para tomar café. Todas las terrazas estaban llenas, parecía que a pesar de la pobreza, todos tenían dinero para tomar café y ¡así es! Ludian nos explicó que el café es un elemento muy importante en su cultura, por eso nos costó encontrar sitio para sentarnos. Todos sus amigos eran muy simpáticos, algunos eran extranjeros, uno era Kosovar y compartió con nosotros historias terribles sobre la guerra en su país que había matado a muchos familiares suyos, razón por la que había tenido que mudarse a Albania.

Echamos un rato muy agradable pero ya se estaba haciendo de noche y tuvimos que volver a casa de Ludian. Allí, nos esperaban su primo y su mujer con una botella de alcohol local, el Raki. Olía muy fuerte pero nada en comparación con el sabor. Nos tomamos unos vasos con ellos, era nuestro ultimo día antes de volver a la carretera.

A la mañana siguiente, desayunamos con Ludian y nos despedimos de él. Salir de Tirane fue fácil, seguimos sus indicaciones hasta encontrarnos con el banco Credins que indica la salida de la ciudad.

Credins bank tiranaCogimos la carretera hasta Durres, había muchos boquetes en el asfalto y varias personas vestidas de trajes andando por los arcenes bajo el sol. La carretera no iba mejorando, seguimos hasta Lushnje, pasando cerca del Condado de Fier y por el puerto de montañas de Vlore que estaba cubierto por una espesa bruma. Poco a poco se iba disipando la bruma y descubrimos unos paisajes de ensueño. Hicimos parte del camino de montaña con varios vehículos 4×4, unos jeeps alemanes que nos íbamos encontrando en cada parada que haciamos para contemplar la belleza de la costa.costa albania

Meko sólo tenía una idea en mente: buscar la manera de bajar hasta la playa y casi salta por las montañas para poderse bañar.

Meko perromochilero albaniaCondujimos más de 16 horas hasta llegar a Sarande y ya era de noche, teníamos que buscar un sitio dónde alojarnos.

mapa carretera perromochilero albania

Todo estaba en obras, parecía que se estaban preparando para la temporada alta así que tras dar 20 vueltas por el casco antiguo y llegar al mismo punto, decidimos aparcar el coche y andar por el paseo marítimo. Por suerte, dimos con la oficina de turismo y contactaron con algunos hoteles y albergues para saber cual nos dejaba estar con Meko. Finalmente, encontramos una especie de albergue por 20€ la noche así que fuimos a ducharnos y como Javi se moría por un Kebab, encontramos cerca del paseo marítimo un sitio abierto donde también les tiraron carne y panes de hamburguesas a Meko. Al volver hacia nuestro albergue, paramos al supermercado y los gerentes se enamoraron de Meko. El hombre empezó a darle salchichas, carne diversas y finalmente de todo un poco. Meko era feliz y redondo, listo para dormir.

Al día siguiente, el hijo de la propietaria entró en nuestra habitación. Estaba encantado con nosotros y con Meko, no se quería ir ni que nos fuéramos. Aun así, fuimos a dar una vuelta por el paseo marítimo, queríamos ver Sarande de día. Era claramente un destino vacacional con muchas tiendas y hoteles. Volvimos al albergue para ducharnos pero…ya no había electricidad en toda la ciudad. Según los habitantes, era algo que pasaba muy a menudo, ellos se lo tomaban con mucha filosofía. Nosotros, bastante menos ya que nos tocaba coger la carretera sin duchar. Aún así, disfrutamos de un rato agradable con el hijo de la propietaria. Era nuestro último día en Albania.

De camino a Grecia, descubrimos una playita de ensueño. Tendríamos que volver algún día, ahora no tenemos tiempo. Tenemos que seguir hacia Grecia…

albania perromochilero

 

Anterior: 10ª Etapa Dubrovnik-Tirane

Next Stop: 12ª Etapa Thessaloniki 

Tu opinión nos importa. Ayúdanos a mejorar con tu valoración. ¿Qué te ha parecido?

11ª etapa: Tirana – Sarande (Las peores carreteras de Europa)
Te parece util?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.