2 dias en Madrid

Tan solo 2 días pueden parecer poco. En principio teníamos pensado quedarnos algún día más. Teníamos muchos trámites que hacer en la capital. Pero teniendo en cuenta que estábamos en plena Semana Santa, solo tuvimos un día para arreglar todo lo que pudimos. Al día siguiente era festivo.

Aun estando cansados del largo viaje, madrugamos bastante. Nos despertamos en el sofá de Javier y Diana (Desde la Moto).Desdelamoto.com

 

Era una sensación extraña, realmente nos acabábamos de conocer, y la noche anterior llegamos muy tarde a su casa , pero allí estábamos, compartiendo el café como si no fuera el primero que tomábamos juntos. Estábamos todos tan emocionados hablando del viaje, que los hicimos salir tarde de casa.

A primera hora salimos a la calle en busca de una tarjeta de prepago con datos, el gps del móvil no funciona sin ella. ¡Se acabo el nivel extremo de aventurero! Encontrar una tienda y aparcar cerca; conseguido. Ahora nos resultaría mas fácil y rápido llegar a los distintos lugares de nuestra apretada agenda. No podíamos perder tanto tiempo como el invertido en esta simple tarea.

Ahora teníamos que recuperar nuestros pasaportes. Aprovechamos para darte las gracias Alberto. Sin ti, aun estaríamos tramitando visados. Él se ha encargado de recoger y llevar nuestros pasaportes a las distintas embajadas. El único inconveniente fue que se marchaban ese mismo día de vacaciones. Así que no pudimos verlos. En el plan inicial, habríamos llegado el día anterior a buena hora, pero como todo en este viaje está cogido con alfileres, tuvimos que buscar una solución a este contratiempo. Nos dejaron los pasaportes en el bar de un amigo, donde aprovechamos para recuperar fuerzas.

Nuestro siguiente objetivo era, tras perdernos un poco, la Embajada de Irán, donde teníamos que tramitar nuestros últimos visados.

Embajada de Irán en Madrid
Fachada de la Embajada de la República Islamica de Irán en la calle Jerez de Madrid

Vamos tarde, en la embajada cierran a las 13h y son menos cuarto. De tantas veces que habíamos llamado para solventar algunos asuntos del visado, ya nos conocían y nos atendieron aun estando fuera de horario, nos estaban esperando. Mas bien estaban esperando a Lauranne, de hecho entro ella sola y al salir por la puerta… llevaba en la mano los pasaportes con los visados sellados.¡ Nunca subestiméis el poder de una mujer!. Fue todo un éxito, nos ahorramos tener que enviarnos nuestros pasaportes a cualquier parte del mundo.

Fantástico, de momento todo nos iba bien en Madrid. Ahora teníamos que acercarnos a las oficinas centrales de la Mutua Madrileña para recoger la Carta Verde. Por teléfono nos habían dicho que lo podríamos recoger sin problemas ese día por la tarde. Al llegar allí, el guarda de seguridad no nos dejo entrar: Esta todo cerrado, hasta el lunes no hay nadie, es Semana Santa. No nos lo podíamos creer, demasiado bien nos estaban saliendo las cosas. Amablemente y tras vernos las caras de preocupación, el guarda nos comento que por teléfono si que atendían hasta las 10 de la noche. Tal vez nos solucionarían algo. Llamamos con pocas esperanzas, pero una vez mas tuvimos suerte. Nos enviaron la Carta Verde por correo electrónico. Solo la teníamos que imprimir en un papel verde…

Increíblemente aun eran las 4 de la tarde, con toda la tarde por delante, solo nos quedaba ir a las oficinas de RACE para recoger el Carnet de Passage. El ultimo documento para poder partir rumbo a Tailandia. Justo antes de salir de Málaga, nos habían llamado comentándonos que había algún problema con los papeles, pero que los solucionáramos en Madrid. Al llegar allí y preguntar por la persona que debería de tener nuestros papeles, nos dice la recepcionista que allí tampoco hay nadie. El compañero que estábamos buscando, había pedido el día libre a ultima hora. Así que hasta el lunes, no podríamos hacer nada.

Era aún temprano y teniendo en cuenta que hasta la semana siguiente todo estaba cerrado, decidimos darnos prisa y buscar algunos desguaces para comprar recambios. En Málaga fue imposible encontrar ningún coche como el nuestro que no estuviera ya triturado. Llegamos justos de tiempo, para no variar, el ambiente era de vísperas de festivo, iban a cerrar muy pronto. Conseguimos lo que buscábamos aunque no sabíamos donde meterlo. Llevábamos el coche muy mal organizado. Decidimos poner solución a este problema, desmontamos el coche entero y reubicar todo. Como siempre Meko nos acompañaba a todas partes, viajar con un perro es mas fácil de lo parece.el primer dia de un gran viaje

 

Estaba anocheciendo, era por fin el momento esperado, el de compartir tiempo con nuestros anfitriones. Una estupenda velada acompañada de buen vino, charlando e intercambiando pensamientos y opiniones con esta pareja formidable. Nos dieron las 3 de la mañana. Pero no había problema, ya habíamos terminado de hacer todo lo que teníamos en mente. Por fin esa noche descansaríamos sin preocupaciones.

Al día siguiente, pudimos conocer un poco Madrid, esta vez con un amigo de Lauranne, Hector. Fuimos a comer a un alemán. Agradecimos como nunca comer en un restaurante. Llevábamos 2 días fuera de casa almorzando bocadillos.restaurante en madrid aceptan perros

 

Recorrimos la ciudad en coche, hasta llegar al Palacio de Oriente, allí dimos un paseo por los jardines de Sabatini.Palacio Real con un perro Madrid

Meko una vez más hizo de las suyas: dejarse querer por los transeúntes.PerroMochilero en Madrid

Después buscamos un sitio para tomarnos un refresco. Una primaveral terraza en el Parque de Venus, donde nuestros queridos amigos de cuatro patas campaban a sus anchas. Ya era mas que hora de volver a casa, dimos un ultimo rodeo en coche por ver algo más de la ciudad, como la Cibeles y regresamos tranquilamente.

Palacio Cibeles

Decidimos que seria la ultima noche con nuestros motoristas mas aventureros, estábamos nerviosos y queríamos proseguir el viaje. Fue un rato más que agradable, donde entre otras cosas, nos dieron un cursillo rápido de Lightroom. ¡Ya podemos mejorar nuestras fotos!. Os queremos dar las gracias por todo lo que habéis hecho por nosotros. Sois dos personas magníficas que siempre llevaremos en nuestro corazón. Os esperamos en la ruta para seguir compartiendo aventuras.en casa de Desdelamoto.com

 

Por la mañana nos fuimos a un parque cercano para compartir el último momento juntos antes de la despedida. Meko era el centro de nuestra atención, tal y como se merece.

PerroMochilero y Desdelamoto

Nunca imaginábamos que conectaríamos con tanta facilidad con dos desconocidos. Desde el primer momento sentíamos que eran amigos nuestros de toda la vida. Estábamos muy a gusto con ellos, pero eran las 12 del medio día y ya tocaba partir.

Anterior: 1ª etapa Málaga – Madrid
Siguiente: 2ª etapa Madrid – Barcelona 

Tu opinión nos importa. Ayúdanos a mejorar con tu valoración. ¿Qué te ha parecido?

2 dias en Madrid
5 (100%) 1 vote

Un comentario de “2 dias en Madrid
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *