fbpx
grandullon perromochilero

Grandullón – Tras una vida en la calle, encontró nuestra familia

Grandullón es un perro callejero que siempre nos ha recordado un poco a Meko. Es un perro grande, muy tranquilo, confiado y seguro. No suele jugar con muchos perros pero si se alegra cada vez que un humano se le acerca. Si eso no pasa, el te va a buscar. Le conocemos desde hace años, cuando Meko aún estaba con nosotros como lo contamos en su historia de Perro Callejero y con él, al igual que con Suka, teníamos una relación especial. Tan especial que… ya lo sabes, ahora forma parte de la familia. Pero no lo hemos decidido nosotros! Descubre su historia ahora…

El perro más famoso del sur de Phuket

Grandullón es sin duda alguna, el perro callejero más conocido del sur de la isla. Cuando lo conocimos, recorría cada día kilómetros y kilómetros para ir a donde quería. A los pocos meses de nosotros volver de Myanmar, en 2019, parecía haberse establecido en la playa de Rawai con otra perrita callejera un poco miedosa. Solíamos llevar Priya y Rich a pasear por aquella playa y él siempre aparecía, esperando su comida, su agua y sobre todo su rato de cariño. Cuando el tiempo se ponía regular, se escondía debajo de un barco o cruzaba la carretera para meterse en el toldillo del supermercado 7/11.

grandullon perromochilero
Si llueve poquito, es suficiente para resguardarse.

Por desgracia, en agosto 2020, una moto atropelló a su amiga perrita… Princess Macaw, como se llama, sigue viva pero con 2 patas menos, esperando una familia en la asociación Soi Dog. A raíz del accidente, Grandu se quedó en el sitio del accidente durante un mes, llorando. Viendo que su amiga no volvía, se marchó…❤️🐾

De todo eso, nos enteramos después, cuando publicamos sus fotos en las redes sociales para encontrarle una familia ya que….a finales de Octubre 2020, un día de tormenta, se presentó llorando frente a nuestra cancela, aullando y temblando. No tenemos ni idea de como encontró nuestra casa pero lo hizo y obviamente, no podíamos dejarle fuera bajo la lluvia. Muchas veces nos preguntamos como consiguió sobrevivir tantos años en la calle porque le da pánico el viento, el trueno y no le gusta la lluvia. Los miedos ideales para vivir en un clima monzónico…

Algunas personas nos comentaron por las redes que era el perro de un tailandés pero no se sabe que pasó con aquel hombre. Otras personas nos dicen que unos cuantos locales y expatriados intentaron adoptarle, inclusivo nuestro vecino que adoptó Suka, pero que Grandu siempre terminaba yéndose. Al parecer quiere ser libre. Así que básicamente, nos dijeron de no preocuparnos si no podíamos adoptarle, que él se iría por su cuenta.

Este perro ha pasado toda su vida en la calle, es muy busca vida. A veces nos traía las basuras de los restaurantes cercanos por las noches para comérselo en el jardín o bien su desayuno por la mañana, paquetes enteros de pienso de gato. No era una decisión fácil pero no le queríamos dar el mismo cariño ni prestarle la misma atención que a NUESTROS perros porque sino, después de toda una vida en la calle, ¿quien se iría de aquí?

Pasaron días, pasaron semanas y no se íba. Al contrario…parecía super agradecido. Para él, la vida de perro callejero había terminado, buscaba y había encontrado una familia.

Cada día iba aprendiendo más de los otros dos, ya sabía lo que era pasear, hacer sus cosas y volver a casa, sabía perfectamente que iba a comer 2 veces al día y que si llovía iba a tener al menos un techo asegurado.

grandullón playa
Grandullón, disfrutando de la playa a su manera, a la sombra.

Teníamos unos días libres a los pocos meses de Grandu llegar. Con todo eso del Covid, eran los primeros días que íbamos a poder disfrutar de viajar en meses y decidimos irnos fuera de Phuket con los perros. Intentamos acostumbrar Grandu a subir al coche para llevarle de viaje con nosotros 4 pero no había manera. Cuando nos íbamos a la playa, él nos esperaba en casa. Y si cerrábamos la valla, él trepaba el murete, andaba por el techo del vecino hasta poder saltar en nuestro jardín.

Nos seguía a todos lados pero nada de coche, sidecar ni siquiera collar o correa. No tuvimos más remedios que dejarle en casa los días que viajamos. Dejamos la valla del jardín un poco abierta, para que no se quede enganchado en ningún lado y pueda quedarse en el porche si quería…Cuando volvimos, nos esperaba en casa, junto a los gatos. Se puso como loco de contento al ver que habíamos vuelto.

Pasaron los meses y seguía sin irse.

En Abril, nos dimos cuenta de que las manchas negras que tenía por el cuerpo habían crecido tanto en tamaño como en volumen. El resultado de su biopsia no fue bueno: Grandullón tiene cáncer, hemangiosarcoma.

Para extirparle los tumores que tenía por todo el cuerpo, tuvo que quedarse en Soi Dog cerca de dos semanas. Su amiga Princess Macaw estaba con él pero lo de estar encerrado en la asociación era una experiencia muy traumatizante para Grandu, no era el lugar para disfrutar de volver a ver a su vieja amiga tras el atropello. Cuando le trajeron de vuelta, corrió refugiarse dentro de la casa. Los días siguientes, apenas quería salir de casa.

No tenía pinta de querer irse de nuestra casa y visto lo visto, necesitaba alguien para cuidar de él. No fue una decisión fácil primero porque nos habíamos puesto de acuerdo: adoptaríamos UN perro y elegimos a Priya. Y volvió Rich. Y ahora este. Pero no veíamos otra solución: Grandu también formaría parte de nuestra familia.

Una vida en la calle buscando casa

Formar parte de la familia también significa seguir unas normas pero él había estado en la calle durante al menos 7 años y no era nada fácil imponerle nuestras reglas. Cuando por fín lo entendió, conseguimos ponerle un collar para pasear. Unas semanas después, conseguimos dar el primer paseo en correa con él. Y solo se perdió un par de meses de playa con los otros dos antes de aceptar averiguar que pasaba si se subía al coche. Los progresos que hizo fueron increíbles y los 3 perros han aprendido los unos de los otros, se llevan muy bien. Incluso, cada uno tiene su lado de la cama y lo respetan.

Finalmente, con la situación actual mundial del Covid-19, nos quedamos sin trabajo y con 3 perros en la otra punta del mundo.

Muchas personas nos dijeron que era una locura, que deberíamos dejar a Grandullón en la calle de nuevo y hasta los trabajadores de la misma asociación Soi Dog nos dijeron que cuando nos fuéramos, que ellos se harían cargo en el santuario. Pero no es lo que queremos nosotros. Para nosotros, lo más sensato es… que nuestra próxima aventura sea por Europa con 3 perros de entre 17 a 41 kilos. Somos una familia, no dejamos a nadie por el camino. Pero para volver a Europa, necesitamos hacerle a nuestros 3 perros rescatados un test serológico antirrábico. Rich y Priya consiguieron pasar el test pero…Grandullón no tiene suficiente anticuerpos al parecer.

beachboy perromochilero
No ha cambiado nada su vida… Ahora sólo va a la playa para darse un chapuzón.

¿Qué queremos hacer con él? Pues lo mismo que antes, llevarnoslo, vayamos donde vayamos porque somos familia. Así que no hemos tenido otra opción que pagar para que realicen otro test de la rabia. Estamos a la espera de los resultados…

De momento, como no tenemos trabajo, podemos llevarlos a diario a la playa. Grandu espera delante del maletero cada mañana, le encanta pasear por la orilla y tumbarse a la sombra hasta que pase la Priya loca y se apunte a jugar con los otros 2 durante 10 minutos máximo. Hace calor y tiene más de 7 años, ¡ya tiene una edad!

Pronto celebraremos su primer año con nosotros, ¡estaría bien que recibamos una buena noticia! ¿No crees?

Si te ha gustado la historia de Grandupor favor compártela en las redes sociales para que podamos seguir haciendo más contenido como este. Y no dudes en dejar tu comentario ¡Gracias!

5/5 - (3 votos)

Tu opinión nos importa. Ayúdanos a mejorar con tu valoración. ¿Qué te ha parecido?

5/5 - (3 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.