42ª Etapa: Lahore – Amristar (Cruzando fronteras, Wagah Border)

Era nuestro últimos momentos con Waleed. Habían sido 13 inolvidables días juntos. Desayuno de rigor y a la tarea.

Teníamos que sacar dinero, ya sabíamos en que banco el cajero funcionaba, fuimos directos. Pero no tuvimos en cuenta que se podía quedar con nuestra tarjeta. Así sucedió. Nos pusimos nerviosos, son vacaciones por EID, el banco y todo lo demás estaba cerrado. Ya nos veíamos sin poder cruzar la frontera por la dichosa tarjeta y no nos quedaba ni un solo día más de visado. A los 5 minutos, por arte de magia, el cajero nos la devolvió.1408010119-2

Ya tocaba el momento de la despedida.Fue extraño, no era un adiós, ambos sentíamos que nos volveríamos a ver con toda certeza. Conocíamos el camino a la frontera, tardamos poco y las 12 estamos en la ella.

El amigacho de turno que hay junto a cualquier frontera ya estaba esperando en la puerta. Intentando sonsacarnos algunas monedas a cambio de agilizarnos los trámites. Acompañó a Javi directamente al despacho de aduanas, es donde se suponía que tenía que ir a pasar los papeles del coche. Nada más entrar le ofreció cambio de moneda, parecía buena idea puesto que no llevábamos en efectivo nada más 1500 rupias pakistaníes, unos 15€. Por lo menos que las tuviéramos en rupias indias, no era mucho, pero al menos serviría.Billetes de moneda india

 

El operario de “customs” no era de muchos amigos, nos puso pegas para sellarnos el “carnet de passage” , decía que no aparecía el código de motor. Javi tuvo que suplicar, pero en un inglés en el que no se entendian entre ellos, que en ninguna frontera le había puesto pegas, ni a la entrada de Pakistán. El agente se fue hasta el coche, abrió el capo para comprobarlo, lo anotó y le hizo hincapié de que era la última vez que pasaba por esa frontera sin el documento perfectamente cumplimentado. El resto de la frontera fue simple, no había casi nadie, entregar nuestros pasaportes en el registro de extranjería, un par de formularios y en 40 minutos estábamos fuera.

Entramos en “Wagah Border”, ya habíamos estado allí, pero en vez de público y soldados de gala, habían muchos militares armados. Nos chequearon 3 veces los pasaportes en 200m para pasar de Pakistán a la India. Amablemente nos indicaron el camino hacia el control de aduanas. Nos perdimos. Aparcamos en el lado contrario14071818200-2

Entramos en las oficinas indias con nuestra sonrisa de oreja a oreja, somos turistas, siempre habíamos sido bien recibidos. Nos pidieron los documentos del vehículo y los pasaportes. Se quedaron con los papeles del coche, al parecer en “customs” no había nadie. Nos guiaron al puesto de extranjería, Javi empezó a rellenar un par de formularios, todos con la característica pregunta india, ¿cuál es tu profesión?. Al parecer es muy importante para ellos. La seguridad también es importante al parecer, una mujer cacheaba a Lauranne y chequeaba su bolso.
Nos hicieron de sacar las maletas más grandes del coche, como llevamos tantas cosas, muchas se quedaron en el maletero. Se las llevaron para registrarlas con Lauranne. Mientras Javi tuvo  que llevar el coche a un foso, inspeccionaron los bajos. Le hicieron de desmontar varias piezas del coche, como la guantera. En ese puesto ya vieron a Meko, nos pidieron el pasaporte del perro, principalmente por curiosidad al vernoslo en las manos junto a los nuestros. Les parecio gracioso, sobre todo que tuviera una foto y se lo fueron pasando de unos a otros. Aun asi, alli consideran a Meko como uno mas y en los formularios querían que pusiéramos que eramos 3 viajeros. La conclusion es que no nada complicado cruzar estra frontera con una mascota. Pero si no vas por tierra hemos creado esta guia para viajar con tu perro a la India.

Después tuvimos que llevar el coche a otro lugar para que otro perro, un precioso labrador negro, olfateara nuestro coche a ver si llevábamos droga. estuvimos cerca de 10 minutos con el animal dentro del coche. Tuvimos que sacar la cama de Meko fuera para que no se distrajera. Todo ok, no somos traficantes.

Al entrar en el edificio aún no había resuelto ningún documento ni habían mirado nuestras maletas, eso sí nos ofrecieron té. Llevábamos mucho tiempo esperando, aburridos, nos dimos cuenta que ya no teníamos cobertura de teléfono ni internet.

Finalmente tras pasar las maletas por un escáner y abrirlas todas una a una, nos estamparon los pasaportes. Eran las 16.15h, cerca de 4 horas para cruzar una dichosa frontera. Estábamos agotados, demasiado calor, casi todo un día y solo habíamos recorrido unos 70 km.

La primera impresión que nos llevamos de la India no fue nada especial, era todo exactamente igual que en Pakistán, salvo por un par de excepciones, algunas mujeres no llevaban velo y vestían de forma un poco más occidental y un montón de perros callejeros. Por lo demás, el mismo tráfico de todo tipo de transportes y animales campando a sus anchas.

Teníamos que contactar con Aafy, nuestro anfitrión de Couchsurfing en Amristar. Al no tener internet, tuvimos que buscar entre todas nuestras tarjetas sim tenia cobertura. Ni la de Irán, ni Pakistán, ni siquiera nuestra querida tarjeta de Yoigo que nunca nos había fallado en nuestro viejo móvil de concha. Solo la de Vodafone que compramos en Madrid y no habíamos vuelto a utilizar. Tuvimos que recargarla y la broma nos salió por cerca de 20€ para enviar un mensaje.

Sin mucho problema Aafy nos localizó. Nos guio hasta su preciosa casa. Nos preparó de cenar y nos dio una cálida bienvenida. Meko podía dormir con nosotros en la habitación y además tenía compañía. Aafy tiene dos perritas preciosas aunque un poco miedosas y no quieren trato con el viejo Meko.
Preparamos un plan para el día siguiente con Aafy y nos despedimos, necesitamos nuestro merecido descanso.

Tu opinión nos importa. Ayúdanos a mejorar con tu valoración. ¿Qué te ha parecido?

42ª Etapa: Lahore – Amristar (Cruzando fronteras, Wagah Border)
5 (100%) 1 vote

2 comentarios de “42ª Etapa: Lahore – Amristar (Cruzando fronteras, Wagah Border)
    • perromochilero dice:

      Muchas gracias Gustavo! Efectivamente nuestro reto es llegar a Asia y empezar una vida nueva allí. Intentaremos publicar el resto de la aventura pronto! Un saludo desde Nepal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *